escuela

El porfiriato

1. El impacto biografico.

Fué tal su dominio sobre la vida pública nacional que dicho periodo histórico lleva su nombre: el porfiriato , tambien conocido como el porfirismo.

El porfiriato duró poco más de 30 años, de finales de 1876 a mediados de1911.

Porfirio Díaz nació en Oaxaca en 1830, en una familia mestiza de la clase media pueblerina, y puede decirse que a su adolecencia y juventud coincidieron con una etapa muy turbulenta de la historia del país, dominada en buena medida  por Antonio López de Santa Anna y caracterizada por la debilidad del gobierno central.

Díaz abandonó los procesos electorales y acudió al levantamiento armado: a fines de 1871 encabezó la rebelión de la Noria.

En 1876 Lerdo intentó reelegirselo que provocó la oposición de José María Iglesias, presidente de la Suprema Corte de Justicia. Por su parte, Díaz se alzó en armas contra Lerdo, proclamando el plan de Tuxtepec, que se oponía ala reelección presidencial, para lo que aprovechó la división de los principales liberales civiles,L erdo e Iglesias.

 

2. Ascenso y consolidación

Llegó al poder cuatro años después de la muerte de Juárez, por lo que el grupo liberal estaba acéfalo, esto es, carecía de un líder indiscutido, sobre todo despu´s de los principales colaboradores directos e Juárez, Porfirio Díaz pronto se convería en el líder del grupo liberal, aunque en nuevo contexto, nacional e internacional, y con un proyecto que incluía continuidades pero también cambios notables; sus propuestas habían mostrado graves limitaciones y dificultades.

Una ves triunfante la rebelión Tuxtepecana, en noviembre de 1876, Díaz encargó  por unos meses la presidencia a Juan N. Méndez. El objetivo era doble: acabar con la resitencia militar de lerdistas e iglesistas y llegar a la presidencia legitimado por unas elecciones, en lugar de como un exitoso "golpista".

Su gabinete contó con varios civiles destacados que no podían ser considerados porfiristas, alguno de los cuales llegó a creer que alcanzaría la presidencia al término del cuatrenio.

Díaz pronto demostró tener un instinto político inigualable, que sumado a sus experiencias biográficas y a las condiciones nacionales e internacionales, fueron suficientes para consolidarlo en el poder. Debido a que el Plan de Tuxtepec tenía como bandera la no reelección, promesa que elevó al rango constitucional, Díaz no pudo permanecer en la presidencia al término de su primer mandato. Sin embargo, conservó el poder real al colocar en ese puesto a su compader, el general tamaulipeco Manuel González. El gobierno de Manuel Gonzáez bien podía llamarse un "interregno", la prsidencia no implicó que Díaz se retirara de la política, enfrentó al final de su cuatrenio varios conflictos políticos, como la renegociación de la deuda inglesa, la impopular introducción de las monedas de níquel y ciertas acusaciones de corrupción.

El segundo cuatrenio de Díaz de 1884 a 1888, prolongó la continuidad gubernamental : siguió el control de caudillos y caciques, y los que no aceptaron diciplinarse fueron combatidos.

Otra caracteristica de esos año fue la tolerancia concedida a los asuntos religiosos.

 

3. Auge Porfirista: "poca política y mucha administración"

Durante los años del auge porfiriano hubo muy poca oposición desde bandos contrarios al gobierno, como tambien feron pocos los confictos graves dentro del grupo gobernante. Díaz estaba convencido de que la actividad política solo entorpecía la marcha del país, por lo que redujo al mínimo toda forma de actividad política, como las contenidas electorales, los debates parlamentarios y las pugnas ideológicas en la prensa.

El procedimiento de reelección no fué solo indefinido, sino generalizado; esto es, permanecían largo tiempo en sus puestos del gabinete, los gobernadores, los legisladores y los jefes políticos. Si al principio Díaz había gobernado con el apoyo negociado de diversos grupos, como los ex lerdistas y los ex iglesistas que aceptaron rciclarse- la famosa política de "pan o palo", con los militares liberales desilucionados del grupo más cercano a Juárez y con os caudillos y caciques regionales, para el periodo de auge gobernó ya con un equipo propio, el de los "cientificos", eran miembros de las clase medias urbanas, aunque sus años en el gobierno les permitieron acsender en la escala social, asemejandose algunos a la oligarquía, con extensas propiedades rurales, y con gran poder político.

L os "cientificos" pripusieron al gobierno de Díaz un proyecto gubernamental, que en buena medida se cumplió hasta el final del régimen.

La estabilidad política, la paz orgánica nacional y el adecuado contexto internacional coadyuvaron a que durante esos años hubiera en México un impresionante cresimiento económico: continuó desarrollandose la agricultura de exportación, con a desaparición de los indígenaslevantados en armas, y gracia al ferrocarril, la ganadería creció en el norte del país, pudiendo abastecer a poblaciones urbanas distantes; tambien crecieron la industria mediana en los ramos textil y papelero, y la minería industrial.

 

Decadencia y caída

La decadencia fué total y hubo crisis en todos lo a ámbitos de la vida nacional, aunque comprensiblemente unos resultaon más afectados que otros. Resultó evidente que el gobierno de Díaz no tenía la capacidad de respuesta que exigía la gravedad de la situación.

Lo que buscaba eracambiar el aparato político pro seguir con el mismo modelo económico, diplomático y cultural. Díaz eligió como vicepresidente a Ramón Corral, ex gobernador de Sonora y miembro del grupo de los "científicos", de inmediato los reyistas rsintieron haber sido relegados, pues elo ensombrecía su futuro. Comenzaron por cuestionar las perferncias de Díaz y luego s ededicaron a criticar abiertamente a los " cientificos".

En 1908 Díaz anunció, en una entrevista concedida que no se reeligiría y que permitiría elecciones libres en 1910.

Los reyistas replcaron aumentando sus críticas e incrementando sus labores organizativas.

Díaz estaba convencido de que los "cientificos", con Corral a la cabeza, repersentaban la única opción para lacontinuidad de su proyecto gubenamental. Confiado en que así  con la miolesta sinsitencia de los reyistas,  envió comisionado a Europa al general Reyes con el pretexto de que hiciera ciertos estudios militares.

La crisis del sistema porfirista no se redujo al aspecto político.

También la economía entró en una grave crisis coyuntural, que vino a sumarse a us debilidades estructurales, como su dependencia del exterior, las disparidades regionales y sectoriales, y la concentración de los beneficios en muy pocas personas.

 

La coyontura del derumbe

Oviamente, la crisis que enfrentó el régimen de Díaz se manifestaron a través de grupos opositores, ante las severísimas condiciones laborales en las haciendas del México porfirista, lanzando algunas críticas a la estructura agraria en importantes periodos católicos nacionales, como El país y el Tiempo.

Por otraparte, varios jóvenes liberales comenzaron a denunciar, la radicalización de estos liberales, que comenzaron a exigir libertad de imprenta y elecciones auténticas, trajo como consecuencia la represión gubernamental, manifestada en la clausura de periódicos y el encarcelamiento de periodostas.

Hacia 1908, al tiempo que declinaba la influencia del magonismo, creció la del reyismo. Sin embargo, este movimiento opositor, de origen gubernamental y objetivos ambiguos, entró pronto en declive.

Lo mas singular de las elecciones de 1910 fué que en ellas participó un contendiente auténtico, Francisco I. Madero, quien realizó una campaña de enorme repercusión en el plano nacional. Hizo giras en las que visitó algunas de las principales poblaciones del país.

Comentarios

ES MUY TONTO

Añadir un Comentario: